Christina Warinner, co-directora de los laboratorios de antropología molecular y microbioma de investigación y profesora asistente de antropología en la Universidad de Oklahoma, que investiga la salud y dieta de pueblos antiguos, desacredita claramente la dieta Paleo en este excelente video de 20 minutos.

 

Comienza desmintiendo los siguientes mitos:

Mito # 1: Los seres humanos han evolucionado para comer carne y las personas del paleolítico consumieron grandes cantidades de carne.

Mito # 2: Los pueblos paleolíticos no comían cereales integrales o legumbres.

Mito # 3: Los alimentos “Paleodiet” son lo que nuestros antepasados ​​paleolíticos comían.

 

Como lo explica:

  1. A pesar de la creencia popular, no había una sola “dieta Paleo” en épocas antiguas. Los alimentos que los paleolíticos supuestamente comían dependían de su ubicación geográfica y la época del año en que los alimentos estaban disponibles.
  2. Debido a que los inviernos duros hacían que los alimentos escasearan, los paleolíticos supuestamente tenían que emigrar a áreas de alimentos frescos, que requerían toneladas de caminata y ejercicio. Hoy en día, con el transporte y la tecnología, puede ser difícil obtener 2000 pasos en un día, y mucho menos viajar a pie durante meses junto con un suministro limitado de alimentos.
  3. Las dietas Paleo no se pueden replicar hoy en día en nuestra cultura moderna. Nuestros alimentos se han domesticado con el tiempo para nuestra comodidad y no reflejan los verdaderos alimentos que los paleolíticos supuestamente comían en la antigüedad.

 

Los alimentos eran generalmente más pequeños, más arenosos, y a veces menos comestibles. Por ejemplo Christina Warinner señala :

-El brócoli ni siquiera existió en el período paleolítico! es un alimento moderno

-Las bananas estaban llenas de semillas, las cuales dificultaban su consumo

-Las lechugas silvestres contenían látex, que es indigerible e irrita nuestro sistema gastrointestinal.

 

Los pueblos paleolíticos son a veces erróneamente representados como cazadores incansables que consumían grandes cantidades de carne

 

Pero Christina Warinner afirma lo siguiente :

“Podemos ser sorprendidos al saber que los ejemplos más claros de recientes adaptaciones dietéticas en seres humanos son para las plantas ricas en almidón.

Los microfósiles vegetales de la familia de la cebada se han encontrado en los dientes de los neandertales y se han encontrado almidones de granos y tubérculos en piedras de molienda del Paleolítico que preceden a la agricultura en más de 10.000 años. Los seres humanos no descubrieron estos alimentos durante el Neolítico, ya los habían comido, aunque en cantidades menores, durante mucho tiempo.”

desmontanto-dieta-paleo

No te dejes engañar por los anuncios: si pudieras transportarte mágicamente en el tiempo, difícilmente reconocerías a los antepasados ​​de la lechuga, las zanahorias, los aguacates, los plátanos y los albaricoques de hoy en día (entre otros).

Los alimentos del Paleolítico real están muy lejos de lo que podamos imaginar.

Referencia:  http://www.pcrm.org/nbBlog/debunking-the-paleo-myth